Profesionaliza, crece y mejora la rentabilidad de tu empresa

Professionalitza, creix i millora la rendibilitat de la teva empresa

Cómo financiar con las ayudas Covid

Si la pandemia provocada por la Covid-19 ha supuesto un antes y un después para muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, no ha sido menos para la forma de trasladar las ayudas aprobadas por el gobierno para grandes empresas, pymes y autónomos.

La financiación, una vez más, se ha instrumentado a través del ICO, que ejerce su función de elemento canalizador de los fondos con la colaboración de las entidades de crédito. Éstas se han volcado de lleno a la tarea, siendo unas más activas que otras e incluso adelantándose al plazo de solicitud.

Esto se comprende si analizamos las particularidades de estas Ayudas Covid-19. Estábamos acostumbrados a que las líneas de financiación dotaran de crédito a las entidades colaboradoras asumiendo ellas el riesgo de impago. Ahora, es el ICO quien avala y la entidad de crédito quien aporta los fondos. Se podría decir que, en este caso, el ICO ha tomado un rol más propio de una Entidad de Garantía Recíproca que de un Ente de Inversión.

Lo que no ha sido una excepción es que este aval ha de cumplir una serie de requisitos instrumentados en la habitual carga documental que suelen exigir. Sin embargo, parece que, en esta ocasión, se están tramitando de una manera más ágil, no demorando el visto bueno más allá de una semana si el expediente está conforme.

Con estas características las entidades se han lanzado cuesta abajo y sin freno a utilizar estos avales para garantizar las operaciones solicitadas por sus clientes que, según he podido constatar con varias entidades, han ido enfocadas principalmente a renovar las diversas financiaciones con vencimiento posterior al 18 de marzo y a ampliar tímidamente la financiación.

No debemos olvidarnos de que esta crisis sanitaria ha provocado una crisis económica que, si bien se espera corta, genera mucha incertidumbre respecto a su duración y, en especial, respecto a los efectos futuros de la pandemia. Por tanto, la prudencia a la hora de conceder financiación, una vez agotados los avales por parte de las entidades de crédito, se volverá sensible. Si a esto le unimos el seguro deterioro de los beneficios y datos que nos van a requerir para estimar nuestra capacidad de pago (cuenta explotación, declaraciones de IVA, ratio endeudamiento neto/ebitda, ...), se complicará sobre manera el acceso a recursos ajenos por parte de las empresas.

Con esto no quiero decir que las empresas deban lanzarse a solicitar la máxima financiación aprovechando esta modalidad, sino más bien, que deben pararse a pensar y hacer un estudio de sus necesidades utilizando para ello un presupuesto financiero, que siempre recomendamos realizar, y que nos indicará la cantidad que vamos a precisar de financiación.

El plazo de los avales ICO Covid-19 finaliza el 30 de septiembre salvo que se acabe el cupo de 85.000 millones de euros concedidos y de los que, según últimas informaciones, se han consumido algo más de 48.000 millones con un uso desigual por parte de las entidades colaboradoras.

Tenemos tiempo, por tanto, y es momento de planificar financieramente y presupuestar nuestras necesidades empresariales futuras para tener el respaldo económico que nos permita reorganizarnos, posicionarnos en el nuevo entorno e invertir en esa adaptación necesaria para todos.

Y es que esta pandemia ha cambiado cosas: ¿cuándo se ha tenido oportunidad de paliar una crisis venidera con financiación externa que nos ayude a afrontarla? Quién haga sus deberes y aproveche la coyuntura tendrá éxito y quien se descuide, no planifique ni desarrolle una estrategia adecuada al momento, sufrirá problemas.

Creado por: Carlos Baranda Jun 26, 2020 11:05:44 AM
Carlos Baranda
Find me on:

Topics: Financiación, Pymes, Rentabilidad

Suscríbete a nuestra Newsletter para empresarios

Subscriu-te a la nostra Newsletter per a empresaris