Profesionaliza, crece y mejora la rentabilidad de tu empresa

Professionalitza, creix i millora la rendibilitat de la teva empresa

¿Por qué no hay un método simple de valorar una empresa?

Erróneamente la intuición nos podría llevar a considerar que valorar una empresa debe ser una tarea sencilla, con una metodología contable única, clara, definida e infalible, pero la realidad no es así.   

Valorar una organización es algo más complejo que valorar una vivienda o un vehículo aplicando métodos comparativos en un mercado más o menos claro. La valoración de un negocio requiere de una sólida experiencia ya que cada situación es única, cada empresa y sector distinto y, además, su valor viene dado por múltiples factores, algunos presentes y materiales, otros inmateriales y fundamentados en perspectivas futuras.  

En este artículo vamos a detallar los ejes principales que fundamentan una valoración de empresas y los criterios de valoración más extendidos con el objetivo de hacer más comprensible:  

  • El porqué de la existencia de distintos métodos de valoración.  
  • Explicar las dificultades que se esconden detrás de una valoración empresarial correcta.  
  • O incluso, por qué no hay un único valor de venta para una misma compañía, o los errores más comunes en la valoración de pequeñas y medianas empresas.  

Métodos de valoración más comúnmente aplicados 

Atendiendo al factor que se persigue medir, podemos considerar como algunos de los más extendidos:  

  • Los que pretenden determinar el valor patrimonial de la empresa atendiendo a su balance (uno de los estados financieros principales que determina la situación financiera de una organización, considerando sus bienes, derechos y obligaciones).  
  • Los que pretenden determinar el valor de una organización mediante su cuenta de pérdidas y ganancias. Dentro de estos criterios encontraremos distintos métodos de evaluación en función de relaciones del tipo: 
  • ROE: relaciona la rentabilidad neta de la organización con su patrimonio neto (Beneficio Neto / Patrimonio Neto)  
  • ROA: relaciona rentabilidad y activos totales (BºNeto/Activo).  
  • Otros basados en el descuento de los flujos de caja del negocio.  
  • Etc.  

  • Otros que pretenden llegar a una valoración considerando escenarios futuros, intentando poner valor a las perspectivas de la organización o valorando intangibles como la marca de la compañía, su know-how, capacidades de su capital humano, su fondo de comercio, posicionamiento comercial y estratégico en el mercado, etc.  
  • O los que ponen el foco en la cadena de valor que mantiene el modelo de negocio que se está poniendo en el mercado 

¿Qué dificultades se encuentran tras la valoración de cualquier compañía?  

Pueden encontrarse muchas dificultades, algunas siempre evidentes y previsibles, otras no tanto, situación que hace clave la experiencia en este tipo de trabajos. Vamos a ver algunas de las dificultades más comunes:  

La valoración de los riesgos 

Por la complejidad de una organización empresarial y la amplia regulación existente, evaluar los riesgos más comunes precisa de un conocimiento profundo en múltiples disciplinas como la económica, mercantil, fiscal, laboral, prevención, medioambiental, comercial, productivo, legal etc. Raramente una sola persona puede tener los conocimientos necesarios en todos estos ámbitos de la empresa.  

El entorno 

Valorar una empresa sin considerar su entorno y perspectivas tampoco sería una buena opción, por lo que conocer el entorno económico y sectorial del negocio será vital para hacer una valoración correcta

Variables dinámicas de la valoración 

Para hacer más compleja la valoración, muchos de los aspectos que afectarán a esta, como el entorno, sector o la propia empresa, no mantienen un comportamiento estable, sino que son dinámicos y cambian con el paso de los meses. Esto obligará a la actualización de la valoración en el momento que surjan cambios en las premisas y consideraciones que se tuvieron en cuenta.

Tipo de comprador 

El valor de una organización puede variar en función del tipo de comprador y los intereses estratégicos que puedan motivar a este en su interés por la compañía.  

Sector 

Los sectores de cada una de las empresas también afectarán a los criterios de valoración (unos son más comunes y con mayor mercado de posibles interesados y transacciones, otros mucho más estrechos y sin niveles de demanda).  

Perspectiva 

Al valorar un negocio también se tendrán que valorar las perspectivas de este, lo que requiere de un conocimiento y experiencia profunda para no errar escenarios en la valoración  

Errores comunes al valorar una empresa 

Como hemos visto, la tarea de valorar correctamente una empresa no es sencilla ni está exenta de múltiples riesgos de error. Mucho hay escrito sobre errores de valoración, por lo que únicamente nombraremos los 10 más usuales en la compraventa de pymes:  

  • Valorar la empresa prestando demasiada importancia a datos del pasado y poca a las perspectivas reales de la organización y su modelo de negocio.  
  • Hacer previsiones a futuro poco sensatas 
  • Errores en la valoración de los elementos intangibles 
  • Una mala valoración de los riesgos y su correcto peso en la valoración.  
  • No considerar las necesidades de inversión futuras que exigirá el negocio para mantenerse en el mercado.  
  • Confundir la capacidad financiera y de apalancamiento de la empresa con la de sus titulares.  
  • No evaluar las posibles mejoras organizativas de la compañía.  
  • No actualizar las valoraciones en el momento en el que las variables que han fundamentado su cálculo varían.   
  • Considerar que una valoración es válida ante cualquier escenario o comprador.  
  • Pasar por alto alguna relación de dependencia con trabajadores, clientes o proveedores que pueda poner en dificultades el futuro o estabilidad del negocio.  

Una reflexión final 

La consideración más importante es que una empresa, como todos los bienes, está sujeta a la ley de la oferta y la demanda. El precio final refleja el punto de equilibrio entre vendedor y comprador.    

Los intangibles pueden hacer incrementar el precio, pero solo interesarán a aquellos compradores que los valoren. El empresario también debe tener cuidado con los intangibles que puedan provocar una reducción del precio de su organización a ojos de quienes puedan valorarlos.  

Nueva llamada a la acción

Creado por: Eduardo Millán Jul 12, 2021 9:00:00 AM
Eduardo Millán
Find me on:

Topics: Consultoría de gestión empresarial, Gestión empresarial

Suscríbete a nuestra Newsletter para empresarios

Subscriu-te a la nostra Newsletter per a empresaris