Profesionaliza, crece y mejora la rentabilidad de tu empresa

Professionalitza, creix i millora la rendibilitat de la teva empresa

Responsabilidades del empresario ante la venta de la empresa

Se encuentra extendida la errónea creencia de que una vez vendida una empresa el empresario o administrador queda plenamente liberado de toda carga y responsabilidad a partir de ese momento. También el pensamiento de que, al comprar una empresa o unidad productiva, las responsabilidades de la parte vendedora durante su mandato quedan atrás y no se transmiten en la operación de compraventa de la actividad. Puede que el sesgo de confirmación tenga algo que ver en estas creencias pero, ¡nada está más lejos de la realidad en el marco regulatorio de este tipo de operaciones! 

La realidad que hemos de manejar, ya sean pequeñas, como medianas o grandes empresas, es que son múltiples las responsabilidades en las que se pueden ver inmersos comprador y vendedor en este tipo de operaciones. Este amplio abanico de responsabilidades se debe, principalmente, a los marcos legislativos (mercantil, civil, laboral, fiscal, medioambiental, penal etc.) y a la consideración de que la parte compradora asume la figura de subrogante de los compromisos y contratos firmados con anterioridad al momento de la compraventa.  

Esas múltiples responsabilidades que pudieran derivarse de una compraventa, algunos sabidos y conocidos por todos o alguno de los actores principales del intercambio, otros totalmente ocultos y desconocidos para una o ambas partes, es lo que hace no solo recomendable, sino necesario, ponerse en manos de profesionales para la confección de una Due Dilligence, proyecto que tiene entre sus objetivos:  identificar, valorar y determinar cómo gestionar estos riesgos durante el proceso de negociación y definición contractual de la operación. 

En este artículo vamos a centrar la atención en los aspectos que más comúnmente pueden afectan a la parte vendedora con posterioridad a la venta. 

Aspectos financieros, garantías y avales

Muy habitualmente las capacidades financieras de la pyme y su titular se encuentran fuertemente entrelazadas. En ocasiones, pequeñas empresas gozan de un trato financiero preferente de sus acreedores y entidades financieras por la credibilidad o capacidad económica de sus titulares. Otras muchas, el titular del negocio actúa como garante de las deudas de la empresa.

Todos estos factores se han de tener en cuenta y pueden condicionar la operación de compraventa o provocar responsabilidades y problemas posteriores imprevistos como: 

  • Tensiones en la correcta financiación del proyecto empresarial. 
  • Que surjan responsabilidades como fiador para la parte vendedora. 
Cuando hablamos de estos aspectos es habitual que nos vengan a la mente los contratos firmados con entidades financieras, pero estos riesgos y responsabilidades para el vendedor pueden provenir de cualquier otro contrato que hubiera firmado el empresario como fiador con anterioridad a la compraventa. 

Responsabilidades fiscales

A las responsabilidades con la hacienda pública y la seguridad social la ley las dota de una protección especial, por lo que fácilmente nos podremos encontrar en escenarios en los que se pueda atribuir una responsabilidad solidaria de las partes vendedora y compradora 

Sería un error del vendedor considerar que con la venta de la empresa se descargará de las responsabilidades fiscales de los actos y decisiones fiscales tomados hasta la fecha de la venta de la empresa. 

Responsabilidades y deudas laborales

A los aspectos laborales la ley aplica una especial atención y protección para el trabajador en el estatuto de los trabajadores, haciendo responsables solidarios tanto al empresario entrante como el saliente de las deudas laborales durante un periodo de tres años (Art. 44 del Estatuto de los Trabajadores). 

Que ni decir tiene otras responsabilidades que pudieran surgir en el marco de la salud de los trabajadores, prevención de riesgos laborales o daños medioambientales. Si anteriormente a la venta de la empresa han ocurrido determinados hechos que han iniciado procesos penales o civiles, éstos pueden derivar en una responsabilidad personal al propietario de la empresa. Estas responsabilidades no desaparecen con la venta, y el anterior propietario deberá asumir las consecuencias y costear sus abogados.

La veracidad de los estados contables

Este es uno de los ámbitos más importantes. La falta de veracidad en los estados contables y financieros de la empresa, ya sea por motivos fiscales o por otros de carácter organizativo. Los estados contables son una de las herramientas clave para la fijación del precio de la operación y la determinación de los bienes y obligaciones transmitidos, por lo que la omisión de información o falta de veracidad de estos pueden acabar en una reclamación de responsabilidades entre las partes, responsabilidades que pueden llegar tanto al ámbito económico como penal. (Artículo 290 del Código Penal). 

 

Estos son solo algunos de los riesgos visibles u ocultos que se pueden derivar de la compraventa de una pyme. Considerarlos todos y ver cómo encajan en la viabilidad de la compraventa, su negociación y formalización contractual es clave para el éxito de este tipo de operaciones y la tranquilidad de las partes implicadas en la transacción, por lo que siempre recomendamos a los empresarios de cualquier Pyme rodearse de los equipos externos necesarios para gestionar de manera profesionalizada estos proyectos, que son, en la mayoría de las ocasiones, complejos, escasos y únicos en la vida del empresario. 

Nueva llamada a la acción

Creado por: Eduardo Millán Jun 21, 2021 9:00:00 AM
Eduardo Millán
Find me on:

Topics: Gestión empresarial

Suscríbete a nuestra Newsletter para empresarios

Subscriu-te a la nostra Newsletter per a empresaris